"A woman who writes feels too much" •Anne Sexton•

•Irma•

Irma derrite
al calor de un vela
crayones de cera
para no dormir.

Sobre la hoja cae
un punto rosado
que echa alas
y esconde una pata
para bañarse
en un lago celeste
convertido en flamenco.

Un río de rojo
brota de un vértice
y delata la muerte
de un toro español.

Y crayones dorados
se deshacen al fuego
para formar sobre el techo
constelaciones
de lágrimas
luminosas.

El verde imprime
sobre la mesa
tréboles de cuatro hojas
que forman un lecho
que devora un cordero
de puro algodón.

Y los puntos negros
se transfiguran
con una capa y una hoz
para buscar a la madre
que ronca tendida
en la habitación de al lado.

Los hilos naranjas
llenaron de frutos
las hendijas
de la persiana
y en el aire se siente
intenso perfume de azahar.

Irma reserva
un crayón azul
para pintar al príncipe
que nunca encontró.

Con amarillo
dibuja tres soles
por miedo a que le falte luz
con plateado una luna
que cuelga con cuidado
en el picaporte de la puerta.

Ya casi es de día
Irma apaga de un soplo
la luz de la vela
y el bestiario que pintaron
las gotas de los crayones
se escurre por la pileta del baño.


Tenía apenas cinco años. Recuerdo que iba a la casa de Irma los sábados por la mañana y creaba entre hojas y colores el universo multiforme y tecnicolor que me acompañaría durante años. Recuerdo una vaca pintada con tinta china, un autorretrato con los dientes muy salidos (ya desde entonces tenía asumido mi futuro de coneja), un collage realizado con el papel envoltorio de un huevo de pascuas, una pintura de témpera en seco sobre papeles de caramelos, un dibujo en acuarelas de un río, unas gotas de acrílico atrapadas sobre dos vidrios y la técnica de puntillismo derritiendo crayones (que no sean Jovi, porque son puro plástico) sobre el papel... También recuerdo el rincón de una pared donde uno podía dejar su huella a su antojo -sin miedo a que la mirada acusadora de alguna madre nos llame la atención por ello-, el tablero de dibujo que sólo podían utilizar "los grandes" porque no apretaban el lápiz, el olor a pintura que se sentía desde la puerta, la luz del mediodía que entraba por la ventana en los minutos finales, el pedacito de césped que había a la entrada, donde había que cumplir el ritual de detenerse y echar un vistazo cada vez que uno iba para buscar algún trébol de cuatro hojas, una madre octogenaria que se despertaba con las risas y el ruido de los alumnos de Irma... que era una eterna solterona... que moría en cada ocaso pero revivía los sábados por la mañana, donde lograba perpetuarse a través de sus alumnos y de las gotas de témpera.


15 comentarios:

  1. Hubiera sido genial conocer a Irma. Me gusta la visión que tiene ella de los colores :)

    ResponderEliminar
  2. colores, aromas, emociones...sensaciones. en lo más interno conecto con lo creativo fruto de mi esencia de la admiración por la belleza, crayones en forma de letras, en forma de fotografías o en pinturas de su locura. no existe el azul del principe ya que sus múltiples colores embriagan la leyenda. bello y colorido!

    un beso linda!

    ResponderEliminar
  3. Totalmente, si .
    y derivados de ellos, (charly, lebon, aznar, invisible, pescado rabioso, blablalbalbla)
    Siempre paso a leer un rato por acá .
    nada más que nunca dejo vestigios, salvo el de seguirte, obvio .
    Besos linda .
    Pasate seguido, siempre voy a andar posteando letras y cosas nuevas, y que se yo .
    Muy viva esa letra .
    hace sentir vida.
    Es muy linda .

    ResponderEliminar
  4. Quiero ir a la casa de Irma!!!!
    Una belleza, vida, poesia pura, arte puro, me encantò!!!!! derroche de colores, mezcla de fantasia y realidad... el azul para el prìncipe ausente... el negro, siempre presente, cuànta creatividad!!! Tu post se me hace un taller hermoso donde me gustaria estar sentada a la luz de esa vela y de esas ganas de pintar otros mundos, un ABRAZO enoooooorme y gracias!!! Vero.

    ResponderEliminar
  5. me quedado simplemente fascinada! me encanta como escribes :)

    ResponderEliminar
  6. Excelente Tributo!

    Hace cuanto que escribes?

    ResponderEliminar
  7. por un momento pensé en cortázar... pero después me di cuenta que no podía ser, por que él ya no escribe, por lo menos ya no para todos nosotros... pero pensé en el un segundito

    todo es genial, esta tan bien logrado... muchas felicitaciones y saludos

    ResponderEliminar
  8. ¿Vos de que color pinta los principes?

    saludos.

    ResponderEliminar
  9. Mañanitas de artecito con mejillas sonrojadas e historietas que nadie ya va a leer. El recuerdo del pintar porque el pincel lo pedía y la arcilla gritaba su última verdad.

    Si, era lindo.

    ResponderEliminar
  10. excelente por decorar el mundo de IRMA tan particular y llenarlo de sentimiento.
    me gustò un cariño Lila

    ResponderEliminar
  11. Que encanto! Es muy sensorial. Pero no me gusta la muerte del toro español, aunque la metáfora del río de rojo era tan evidente que se me dio por pensar en el comunismo. =)

    ResponderEliminar
  12. me hago lio, tu blog esta diferente...

    ResponderEliminar
  13. Irma colorea sus cuentos, Irma desarma colores, Irma encusentra los cielos, Irma firma los cuentos.

    ¿Qué edad tenía Irma?

    ResponderEliminar

¡Locas! ¡Locas! ¡Locas!
Loca ella y loca yo.

 

Blog Template by YummyLolly.com - Header made with PS brushes by gvalkyrie.deviantart.com